BIENVENIDOS
Clima, Ciudad, Temperatura, Todo lo climatico va aqui
Ambientación
Aquí va el contenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ron Weasley
Rango
Perfil # MP
Últimos temas
» ATENCIÓN a todos los miembros.
Dom Sep 09, 2012 5:03 pm por Madelaine LeBlanc

» Dark Souls [Élite]
Jue Jul 19, 2012 12:26 am por Invitado

» Pixi Rol {Normal}
Lun Jul 16, 2012 8:12 pm por Sherlock Holmes

» Full metal Alchemist: The Destiny [normal]
Jue Jul 12, 2012 6:26 pm por Invitado

» Little Secrets - Afiliacion Normal
Sáb Jun 30, 2012 12:27 pm por Invitado

» Reporte de ausencia xD
Sáb Jun 30, 2012 5:02 am por Julchen Weillschmidt

» Pronto volveré!
Jue Jun 28, 2012 9:06 pm por Alice Wahnsinn

» Personajes libres [EDIT: 24/02/2012]
Lun Jun 25, 2012 9:29 pm por Austria

» Ausencia ausentosa
Lun Jun 18, 2012 6:11 am por Alice Kirkland

» El cuervo y el erizo {Priv.John}
Miér Jun 13, 2012 11:02 am por John H. Watson

CREDITOS
Agradecemos a Sweet Dandelion por la creación de este Skin para SC, quien nos lo ha prestado sin pedir nada a cambio de su maravilloso trabajo. La Historia Original de Harry Potter pertenece a J.K. Rowling. Las imágenes y demás pertenecen a sus respectivos dueños.

Licencia Creative Commons
Magic&Sorcery se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported
.

Charla fraternal [Priv. Emily]

 :: 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Alfred F. Jones el Miér Mar 30, 2011 5:16 pm

Todavía seguía sin asimilar todo lo que había ocurrido el día anterior. Había pasado tan rápido. De pronto, ahora que todo parecía ir de nuevo en la relación que el japonés y él mantenían después de su último esfuerzo por ser un buen chico, todo se rompió como consecuencia de ese maldito artículo de la revista. En ese momento odiaba con todas sus fuerzas al responsable de aquel maldito cotilleo o de quien hubiera ayudado a que todo aquello saliera a luz, acabaría enterándose y le haría pagar caro, aunque precisamente en ese momento no se encontraba con demasiados ánimos ni para eso.

Decidió salir de una vez de la cama, a pesar de que casi no había pegado ojo durante la noche, tenía demasiadas cosas en las que pensar, o más bien, en las que no debería estar pensando pues no hacían más que dolerle. Negó un par de veces la cabeza, golpeándose una vez con la mano incluso y bajó hasta la sala común en pijama, tampoco tenía ganas de ponerse el uniforme ni siquiera para bajar a desayunar, había perdido el apetito.

Al ver que no había nada, debido a la hora que era, suspiró, y con algo de desgano, se sentó en uno de los sofás grandes que se encontraban junto al fuego de la chimenea. No hacía demasiado frío, pero era un lugar cálido y donde podía estar a gusto. Y si no había nadie más por allí, mejor, de esa forma no le molestarían ni le acosarían con preguntas incómodas a las cuales no tenía ganas de responder y que seguramente sólo servirían para hacerle recordar todo lo que había sucedido. Encima, había olvidado ponerse las gafas, definitivamente, tenía la cabeza en otro lado, y con razón veía todas las cosas demasiado borrosas, pensando que sería sólo producto del sueño y del cansancio que sentía en aquel momento.

Cuando se levantó para dirigirse de nuevo escaleras arriba en vista de sus otros ‘ojos’ artificiales, escuchó unos pasos que provenían de algún lugar, sin saber muy bien donde. Miró hacia los lados, quedándose quieto. Pues si optaba por correr, era bastante probable que se tropezara estando en ese estado- ¿Quién está ahí?
avatar
Alfred F. Jones
Gryffindor

Gryffindor

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 30, 2011 7:13 pm

No es que quisiera despertarse, pero su compañera de habitación había corrido las cortinas, haciendo que el sol le dé de lleno en la cara, por lo cual, a regañadientes y todavía completamente dormida, no tuvo más elección que tomar asiento en la cama y estirar los brazos mientras bostezaba. Observó el reloj cucú que colgaba de la pared (que ella se había encargado de comprar porque le molestaba no saber la hora con exactitud) y se alarmó de inmediato ¡Iba a llegar tarde a clases! ¡Y justo cuando le había prometido a Arthur no volver a saltarse ni una de nuevo! Como podía, se liberó de las sábanas y de todo lo que llevaba encima, haciendo que en el lío uno de sus pies se enredara con la manta y cayera de bruces el suelo.

- ¡Ouch! -se quejó quitándose de encima la maldita manta mientras permanecía en el suelo con el ceño fruncido y creyendo que nada de eso era divertido. Afortunadamente, su compañera de cuarto ya había salido y no había visto esa situación tan vergonzosa.

Se vistió rápidamente, esperando que al menos no llegara con tanto retraso, olvidándose que el sombrero no era una media. Cuando se dio cuenta del error, rápidamente se puso el sombrero sobre la cabeza y el resto del uniforme, intentando no volver a equivocarse de ningún modo. Suspiró pesadamente y tomó su mochila. Se dio cuenta de que ésta estaba vacía, así que improvisó y metió algunos libros al azar y sin pensar demasiado en ellos, y luego algunos cuantos pergaminos y frascos con tinta.

Una vez que todo estuvo listo, bastante apurada y con el corazón agitado, creyendo que no le quedaría tiempo ni siquiera para robarse una tostada del Gran Salón, bajó las escaleras casi a saltos y se dirigió hacia la parte trasera del retrato de la Dama Gorda, sin embargo, casi como si fuera una especie de instinto, se detuvo en mitad de la sala común y dirigió sus ojos hacia uno de los sillones que se encontraban justo frente a la chimenea.

Parpadeó un poco y entonces logró distinguir el curioso mechón que caracterizaba a Alfred. Alegre de poder volver a ver a su hermano luego de haber pasado tanto tiempo sin hacerlo, se acercó a él rápidamente sin notar el aura depresiva que se cernía sobre el americano. Con una sonrisa de oreja a oreja, se dispuso a saltar sobre él y abrazarlo, pero entonces escuchó su pregunta, lo cual provocó que frunciera el ceño.

- ¡Alfie! ¡Soy yo, Emily! ¿Acaso no has...? -pero entonces pudo distinguir el estado en el que se encontraba su hermano... y no, no era en cuanto a lo emocional se trataba- Alfred, ¿No piensas vestirte? -replicó haciendo un puchero y cruzándose de brazos, mientras se inclinaba un poco hacia el frente.

Veía que su hermano ni siquiera se había tomado la molestia de vestirse, pues todavía se encontraba con el pijama puesto, y tampoco llevaba sus gafas. Además... lucía un tanto diferente, como si algo hubiera cambiado su apariencia. Frunció el ceño, pensativa, intentando descubrir qué era lo Alfred tenía demás o tenía menos. Pero entonces descubrió la escacez de brillo en los ojos de su hermano, y entonces captó que él estaba triste, por lo cual se arrodilló a su lado y lo miró fijamente mientras le acariciaba uno de los brazos.

Mandó al traste sus ganas de ir a clases, después de todo, no solo llegaría tarde irremediablemente, sino porque también al parecer su hermano la necesitaba en esos momentos. Suspiró profundamente sin comprender qué le sucedía, porque generalmente Alfred era una persona muy alegre a la cual no le afectaba nada de esa manera.

- Hey, Alfie, ¿Qué sucede? -preguntó sin dejar de acariciarle el brazo y viéndolo fijamente-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Alfred F. Jones el Jue Mar 31, 2011 6:11 am

Pudo sentir como esos pasos se dirigían cada vez más hacia él. Probablemente se extrañaran de verlo a esa hora todavía sentado allí y sin hacer nada, ni con intenciones de ello, pero poco le interesaba en ese momento lo que pensaran los demás de él ahora mismo. Todavía nadie sabría de lo que había ocurrido entre el japonés y él, por lo que tampoco le estarían todo el rato preguntando, simplemente, a ver qué le parecía lo que había escrito Rita Skeeter en la revista.

Pero se sintió mucho más relajado al escuchar la voz, que le resultaba tan familiar, y nunca mejor dicho, para él. Hasta que la chica no se había acercado lo suficiente como por lo menos poder distinguir su figura y su cabello rubio, no habría sido capaz de averiguar de quién se trataba. Estar sin gafas le hacía sentir bastante desprotegido pues no sabía cómo actuar si no podía ver bien. Levantó la mirada hasta lo también ojos azules de su hermana y sin demasiadas ganas, se encogió de hombros ante la pregunta. Estaba claro que si a aquella hora todavía se encontraba si vestir, era que no tenía planeado ir a las clases, poco le importaban en ese preciso momento- Hoy no tengo ganas de ir a clase… creo que mejor me quedaré por aquí –contestó, a la vez que volvía a agachar la mirada para fijarla en el fuego de la chimenea.

Sabía que le estaba observando. Lo normal hubiera sido que ambos se dieran un fuerte abrazo, comenzaran a reír y luego fueran juntos a clases mientras charlaban sobre las cosas que les gustaban a ambos, y pasarían corriendo por el Gran Comedor para elegir algo de desayuno que irían comido de camino a la primera clase que les tocara, pero ese día no era el indicado para ello. Ni siquiera tenía ganas de responder a ella, porque los héroes son ellos mismos los que resuelven sus problemas, pero seguramente que a ellos no les había afectado de la misma forma que lo ocurrido hacía un día apenas le había afectado a él.

Suspiró, mirando una vez más a su hermana que ahora se encontraba de rodillas junto a él e intentando confortarle. Internamente le estaba agradecido porque ella no le dejara solo, por lo menos no le abandonaría. Intentó esbozar una sonrisa por ello, pero le fue imposible.- Es que… -realmente no sabía cómo explicarlo, además de que era doloroso recordar aquel momento- …Kiku decidió que lo mejor era cortar conmigo, por lo de las cosas de la revista –consiguió decir finalmente. Seguramente esa respuesta no se la esperara la otra chica, de la misma forma que él tampoco se la había esperado en su momento, porque si habían pasado ya otros momento malos, ¿por qué no ese también?

Se encogió un poco sobre sí mismo, ya que no le gustaba demasiado hablar sobre tema, aunque quizás le hiciera bien contárselo a alguien más y de esa forma poder desahogarse un poco.
avatar
Alfred F. Jones
Gryffindor

Gryffindor

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 01, 2011 10:33 am

Cuando se acercó a Alfred y verlo tan desanimado, no pudo más que sorprenderse debido a que jamás lo había visto de esa manera, después de todo, el joven americano era igual que ella en muchos aspectos, incluso en el que la depresión no parecía afectarles nunca y siempre lucían animados a pesar de cualquier dificultad. Después de todo, era inaudito para un héroe rendirse o deprimirse en caso de que hubiera sucedido algo malo. Fue así que supuso casi instintivamente que algo realmente grave le había sucedido, y como buena hermana y heroína, tenía planeado hacer de todo para poder animarlo.

Sin embargo, que Alfred estuviera de esa manera, no animaba a ella de ninguna manera, debido a que como se trataba de su hermano, la depresión se le contagiaba un poco también, algo que no era agradable, pero se debía en mayor parte al hecho de que le ponía triste verlo triste. Suspiró pesadamente, repasando mentalmente lo que debía hacer en estos casos, pero no halló ningún modo. Lo cierto era que era pésima intentando animar al resto, porque de alguna u otra forma acababa metiendo la pata y eso, en lugar de solucionar las cosas, simplemente la empeoraban.

Fue entonces que decidió esperar a que Alfred le dijera lo que había sucedido para intentar, de esa forma, al menos brindarle palabras reconfortantes. Supuso que él necesitaba descargarse, ¿Y quien mejor para escucharlo que ella misma? Porque aunque no se vieran muy seguido, seguían siendo hermanos y también héroes que buscaban el bienestar de todos, right?.

Cuando escuchó lo primero, asintió con la cabeza y continuó acariciándole el brazo, recordando de pronto que ella sí debía ir a clases como le había prometido a Arthur que lo haría como buena heroína, pero entonces surgía otro problema: Aunque fuera ahora a clases, llegaría sumamente tarde, y además, lo más seguro era que la castigaran e incluso le bajaran puntos, y eso no ayudaría en nada, por lo cual era mucho mejor permanecer allí mismo, ayudando a Alfred.

- Tienes razón -afirmó asintiendo con la cabeza todavía sin dejar acariciarle el brazo- Me quedaré aquí contigo -aseguró antes de soltar una risita nerviosa- Aunque fuera a clases, es seguro que los profesores se enojarían conmigo por llegar tarde y eso no ayudaría... Aunque ya me puse el uniforme del colegio... Bah -hizo un gesto con la mano libre, restándole importancia al asunto- ¡Eso es lo que menos importa ahora! -sonrió ampliamente sabiendo que su hermano no podría devolverle la sonrisa. Bueno, la intención era lo que contaba, cierto?

Definitivamente no podía verlo de esa forma, le dolía mucho, era casi como si toda la tristeza que sentía su hermano se le contagiara de algún modo, pero como buena heroína no debía permitir que esas cosas le afectaran. ¡Al contrario! Debía otorgarle ánimos y hacer todo lo posible para que se levantara del sillón en el que el otro estaba sentado con una amplia sonrisa antes de hacer bromas nuevamente y luego asistir a las demás clases. Sin embargo, cuando finalmente de los labios de su hermano escaparon aquellas palabras que parecían describir la situación, no pudo más que abrir los ojos con sorpresa debido a que se trataba de algo realmente repentino.

- W-What...? -balbuceó mirándolo incrédula con los ojos como platos- E-Es una broma, ¿Cierto...? H-Hahahaha... ¡E-es imposible que Kiku haya terminado contigo! -sin embargo, a pesar de decir eso, era más que obvio que Alfred decía la verdad. No sabía muy bien qué decir ante eso, siempre había creído que su hermano y Kiku estaban demasiado enamorados para que su relación terminara, y menos de esa forma tan sorpresiva. - ¡Es claramente imposible...! T-Tiene que haber algún error, seguro... h-hahahaha... -observó alrededor y luego soltó un suspiro, levantándose del suelo y abrazándolo con fuerza sin saber qué más hacer con respecto a eso - De verdad... lo siento mucho Alfie, no imaginaba que algo así ocurriría -aseguró sintiendo ganas de llorar, casi como si fuera a ella a quien le hubieran roto el corazón.

Acarició la cabeza de Alfred con cariño y ternura, recién dándose cuenta de cierta palabra que había dicho también su hermano. Se mantuvo pensativa intentando recordar algo, y fue entonces que a su mente vino la revista de Rita Skeeter que todos habían estado viendo el día anterior, y de la cual el joven inglés le había hablado también. Recordó que Arthur le había dicho algo sobre el artículo acerca de lo sucedido con Kiku a principios del año, y entonces tuvo muchas ganas de ir hasta donde se encontraba esa tal Rita Skeeter y darle un fuerte y heróico golpe por haber lastimado el corazón de dos de las personas que más apreciaba en ese colegio. ¿Qué ganaba con hacer eso? Si bien ella no había leído esa revista sólo porque no tenía dinero para comprarla debido a que antes se había hecho con un precioso par de zapatos que, además, le quedaban genial, no podía imaginarse lo que esa mujer pudiera haber escrito en realidad, aunque lo cierto era que le sorprendía que Kiku hubiera decidido cortar con su hermano por algo así.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Alfred F. Jones el Vie Abr 01, 2011 5:34 pm

No se sentía tampoco bien al involucrar a su hermana en ese tema, ella no tenía culpa de los problemas personales o sentimentales que le sucedían a él. Sabía de sobra que era una buena chica y que, aunque no supiera cómo, iba a intentar animarlo, aunque se sentía culpable de que la otra se sintiera mal también al haberse enterado de la noticia.

Además, encima por quedarse a su lado su hermana iba a perderse las clases que tocaban en ese momento. Sabía que también en eso tanto él como su hermana no eran demasiado amigos de las clases, otras muchas cosas eran más interesantes que estar atendiendo al aburrido sermón del que hablaban los profesores sobre temas aburridos y que no siempre les iba a servir para su futuro. En otras ocasiones, ni siquiera atendía en clase, por lo que no sabía cuáles eran los temas. Pero en el fondo era necesario y se sentía culpable debido a que por estar intentando levantarle los ánimos se perdiera las explicaciones y luego fueran a regañarle por no asistir a clase. E incluso podrían quitarle puntos, así que esperó que no llegaran a ese extremo.

- Pero tienes que ir a clase… seguro que explican cosas importantes y luego no sabes cómo hacer los deberes –Lo dijo sin demasiada ilusión, pues él mismo pasaba de esos temas y era difícil que sonara creíble debido a su incapacidad para mentir o decir cosas que no sentía de verdad.- Sólo puede que te hagan quedarte después a recuperar lo perdido but… -suspiró y finalmente se dio por vencido ante las palabras de la chica, ¿a quién iba a engañar? Él mismo se estaba saltando las clases así que no tenía derecho a replicarle nada.- Hm, well, as you like… -a pesar de todo, en el fondo estaba eternamente agradecido de que se quedara allí con él.

Al contarle lo ocurrido, vio la reacción que esperaba en la chica. Tampoco se lo creía, eso lo demostraban sus ojos, pero tampoco ayudaba a la situación. Sonrió amargamente levantando la cabeza para poder mirarla- Yo tampoco me lo creía, ¿Sabes? P-pensaba que me estaba haciendo una broma de mal gusto o algo por estilo… -comentó, con un nudo en la garganta que le impedía hablar con la viveza que solía tener siempre el americano- D-dijo que era lo mejor para mí, para que no me involucraran en lo que decía la revista, but, a mí me da igual lo que diga la revista, él me hace así más daño que los comentarios de los demás! –Haciendo un puchero, pero esta vez real, no los típicos que solía hacer para conseguir las cosas que quería. Intentaba quitarle un poco de peso al ausento, pero le resultaba realmente imposible- Hey, Emily… ¿Crees que estaba esperando algo así para dejarme? –preguntó, sintiéndose mal de nuevo por dentro, pues esa simple idea era dolorosa y deseaba con todas sus fuerzas que no fuera así.

Se dejó abrazar y acariciar sin oponer ninguna resistencia, necesitaba de gestos de cariño por parte de alguien por lo que correspondió con fuerza y escondiendo la cara, pues no quería que lo viera más de esa forma. Esa última pregunta le había hecho volver a querer llorar, pero no lo haría delante de nadie, nunca, los héroes no lloran y aún menos cuando están con más personas. Por suerte, al no tener las gafas, podía frotarse los ojos con el pretexto de que le picaban al no llevarlas puestas, y no dar el verdadero motivo por el cual lo hacía.
avatar
Alfred F. Jones
Gryffindor

Gryffindor

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 05, 2011 9:07 am

Cuando el americano replicó de ese modo, hizo un puchero infantil y se cruzó de brazos mientras fruncía el ceño. No le agradaba para nada el tono empleado por su hermano... No, no es que le considerara irrespetuoso o algo similar, era solo que jamás lo había escuchado de esa forma al punto de que realmente le preocupaba y entonces su instinto le decía que él estaba realmente MAL emocionalmente. Nunca había enfrentado una situación similar, y menos con alguien que consideraba como una persona realmente cercana a ella como lo constituía Alfred.

Ciertamente el cariño por su hermano era tal, que necesitaba sentir la seguridad de que él estaría mejor luego de permanecer a su lado para reconfortarlo un poco, porque la situación en la que se encontraba le bajaba incluso los ánimos a ella. Era casi como una conexión entre ambas almas, aunque por supuesto, Emily jamás creería en esas cosas aunque estuvieran pasando por su mente en esos instantes.

Es por eso que en esos precisos momentos mandó sus ganas de ir a clases al traste y le importaba un comino lo que le dijeran los prefectos, los profesores, e incluso la directora. Ahora consideraba que ninguna materia ni tarea era lo suficientemente importante que permanecer al lado de Alfred, quien realmente necesitaba algo de compañía y una mano que lo ayudara a levantarse al menos un poco, right? ¡Era su hermano! Al menos las lecciones las recuperaría después gracias a sus compañeras; el estado de Alfred no era algo con lo que pudiera hacer lo mismo, por lo cual inhaló profundamente y le sonrió con calidez, de una forma casi maternal, mientras continuaba con las caricias.

- Oh, vamos Alfie! ¡Las clases son lo que menos interesan ahora! -contestó rápidamente a las palabras brindadas por su hermano al inicio. ¿Cómo podía decirle eso si él mismo todavía estaba en pijamas y sentado en la sala común sin intenciones de acudir a ninguna clase? Infló los mofletes en respuesta a la pregunta que ella misma se formulaba- Además, aunque vaya, sabes que jamás comprenderé nada de lo que dicen ¡A veces creo que los profesores hablan en chino mandarín, dude! -soltó una ligera risita de burla haciendo gestos con la mano, sabiendo de antemano que era un pésimo chiste. Dejó caer una gota y se rascó la nuca, pensativa aunque lo siguiente dicho por el americano sólo hizo que una mueca de desagrado se formara en su rostro- Well... no es una agradable idea, but... It's something, I think... -pero con lo último arqueó ambas cejas y sonrió asintiendo- Of course, mi lindo Alfie es mil veces más importante que lo que diga ese viejo amargado! -volvió a asentir a sus propias palabras, que obviamente se dirigían al profesor Mallaka, quien no le agradaba por haberle quitado esa gran cantidad de puntos a Gryffindor.

Luego de que el americano le relatara lo acontecido, había quedado completamente perpleja, sin saber qué decir y balbuceando un tanto mientras intentaba que su mente procesara aquella información. ¡Es que era IMPOSIBLE que eso hubiera ocurrido! ¿Pero cómo rayos el japonés había decidido que lo mejor era abandonar a su lindo hermanito...? Definitivamente estaba seriamente ciego, y luego cruzaría unas cuantas palabras con él, o de lo contrario dejaría de hacerse llamar heroína ¡Y por supuesto que ella era una! ¿A quién rayos le importaba lo que dijera esa inglesita? ¡Demostraría a todos que de verdad era una heroína que ayudaba a todo aquél que la necesitara, incluso a aquellos que tuvieran el corazón roto, como su hermano! Y también como era una heroína, ella siempre decía la verdad. Asintió varias veces con esos pensamientos en mente antes de regresar con su hermano.

-...-mientras más escuchaba lo que Alfred le relataba, menos su mente asimilaba la información, y es que eso era demasiado repentino para su gusto, y también, demasiado repentino. - Well... es normal que creas que ha sido una simple broma de mal gusto... -afirmó pensativa, sintiéndose identificada con esas palabras. Es que, dude, ella siempre había creído que las parejas se arreglaban siempre después de una pequeña discusión y volvían a estar juntas y felices para siempre, pero lo de su hermano y Kiku había llegado a otro extremo que era casi desconocido por ella. Parpadeó y continuó escuchando atentamente, abriendo los ojos como platos-...¿Por tu bien? -su mente tampoco asimilaba eso, ¿En qué se relacionarían el 'bien' de una persona con el término de una relación? ¡Eso no tenía sentido! Era obvio que uno de los dos acabaría lastimado... o los dos directamente, y eso jamás haría 'bien' a nadie. Volvió a hacer un puchero, escuchando el último comentario y de pronto sintiendo que una gran tristeza y sentimiento de pena la embargaban por completo, cambiando su expresión por una casi adolorida-...Of course, es obvio que acabe lastimándote tanto si hace ese tipo de cosas...-pero al oír la pregunta, su expresión pasó a una sorprendida y dejó caer varias gotas.

No era bueno comprendiendo cosas complicadas, y de hecho, la pregunta formulada por su hermano lo era. ¿Cómo ella podría saber aquello? Su mente no procesaba todavía toda la información brindada por Alfred, así que mucho menos sabría qué era lo que el japonés pretendía con todo eso, aunque lo cierto era que consideraba que era algo realmente extraño que quisiera cortar con él por esa razón tan tonta y además decirle que lo hacía por su bien.

- No lo sé -admitió haciendo un ligero puchero sin dejar de abrazarlo y acariciarle la cabeza, dándole un pequeño beso en la frente- You know... la mente de Kiku es muy difícil de entender, y mucho menos para alguien como yo. Siempre está pensando y con demasiadas cosas en la cabeza, es imposible de descifrarlo -aunque realmente le era imposible incluso saber del estado de ánimo de los demás- Pero si tuviera que opinar directamente, quizás sí, porque es muy raro que haya decidido cortar contigo sólo por eso, dude! aunque lo mejor sería preguntarle directamente y pedirle que sea completamente sincero contigo, you know... But... -volvió a verlo y suspiró- Creo que es una mala idea también. Q-Quizás con el tiempo las cosas vayan aclarándose y entonces tendrás la respuesta a eso. -se encogió de hombros no muy segura de que lo que decía era cierto o no, simplemente había hablado sin pensar demasiado.

Lo estrechó con más fuerza y entonces lo vio sobándose los ojos. Quizás estar sin lentes le estaba haciendo mal, por lo cual le dio un pequeño beso en la frente de nuevo y se separó murmurándole que regresaría en unos instantes. Tras decir eso, subió rápidamente a la habitación de su hermano, encontrándose con los lentes sobre la mesita de noche. Con una sonrisa de satisfacción, volvió a bajar las escaleras y se acercó a Alfred mientras se los tendía con una sonrisa de oreja a oreja.

- Ten, te servirán -afirmó esperando que los tomara antes de apartarlo un poco hacia el costado, al menos lo suficiente para tener al menos algo de espacio en ese sillón, tomar asiento y finalmente volver a abrazarlo recostando la cabeza sobre el hombro de su hermano, de forma totalmente cariñosa- Adelante, Alfie, puedes llorar lo que desees, no está nadie más que tu hermanita aquí así que siéntete libre de derramar todas las lágrimas que puedas sin temor a que alguien más te vea, right? -le sonrió y le dio un beso en la mejilla- Vamos, anda, te sentirás mucho mejor al hacerlo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Alfred F. Jones el Miér Abr 13, 2011 9:56 am

Sabía que su hermana estaba intentando hacer todo aquello que estuviera en sus manos para reconfortarlo de cualquiera forma, pero eso no era suficiente en aquel preciso instante como para hacer desaparecer todo el vacío que sentía en su interior después de aquello. Todavía era algo demasiado reciente, y al no haber pasado nunca por una situación semejante, no sabía cómo debía reaccionar, qué sentir, qué hacer, o como en este caso, cómo ser capaz de hacer que el dolor se fuera.

Todavía estaba allí sin separarse de ella. No conseguían evadirle lo suficiente esas caricias como para olvidarlo todo, pero a pesar de ello, eran cálidas y mostraban cariño y afecto, que en el fondo era lo que buscaba en esos momentos. Mantenía los ojos cerrados, pero no decía nada, simplemente se dejaba hacer, pues por lo menos conseguían relajarle un poco. En ese momento dio gracias a tener una hermana, o un hermano, o alguien cercano, pues de lo contrario no habría sabido qué hacer, o simplemente no podría haber sido capaz de desahogarse con alguien de confianza.

Ya que todavía se encontraba en esas condiciones, es decir, en pijama, sin desayunar, y realmente sin intenciones de ir a clase hasta que su estado anímico mejorara aunque fuera un poco, decidió no seguir persuadiendo más a su hermana- Sé que las clases no son interesantes, but… igualmente las estás perdiendo por mi culpa –hizo un amago de sonrisa al oír lo siguiente, aunque en el fondo no era nada bueno, al revés, si a ella le costaba tanto comprender lo que decían en clase, lo mejor sería que estuviera allí y atendiendo e intentando comprender lo que los profesores enseñaban a sus alumnos- No hablan en chino mandarín, pero lo que sí es cierto es que su inglés es extraño…, algunos no pronuncian bien- hablando especialmente de los profesores extranjeros y que por tanto, su lengua materna no era el inglés, ellos por lo menos, sí lo dominaban. Suspiró un poco al escuchar a lo que se refería con eso último, en ese preciso instante, de quien menos tenía ganas de escuchar hablar era del profesor de defensa contra las artes oscuras, pues realmente parecía que le tuviera manía, todo el rato estaba quitándole puntos, cuando no era por su culpa, sino por querer ser un buen héroe y atrapar al animal intruso.

No le sorprendía demasiado la cara de asombro de la chica, pues él se había quedado de forma parecida la primera vez que el japonés se lo dijo- E-es que encima me lo dijo dos veces, la primera vez, fue cuando pregunté si se trata de una broma, pero después de la segunda… se fue –agachó la cabeza una vez más, y asintió respondiendo a la pregunta de la rubia. Todo había sido supuestamente por su bien, para que no se viera involucrado en nada, pero el japonés no debió de calcular demasiado bien los resultados de la opción que finalmente eligió- En las películas no pasan esas cosas, aunque las parejas se enfaden o tengan malos momentos, no llegan a cortar, o si ocurre eso, vuelven al día siguiente! ¿Por qué aquí no pasa igual? –preguntó con un nuevo puchero, haciendo que quedara en el aire lo siguiente dicho por la muchacha, ya que no hacía falta ser demasiado avispado para darse cuenta de que realmente eso le hacía daño.

- Sé que Kiku es un chico muy listo, y que siempre está pensando en todas las cosas, ya sea de estudios, sobre temas del futuro, nuevos inventos o cosas que le gustan, pero no sé que se le pasaría en ese momento para creer que fue lo mejor –afirmó encogiéndose de hombros- Además, ya se lo pregunté en ese momento… y después de responderme se fue, no quiero ir ahora a preguntarle –No es que no quisiera que le diera una explicación con motivos y razones por todo aquello, pero en ese momento sentía cierta rabia hacia el otro chico, ya que, si tanto lo quería, era muy extraño que todo hubiera acabado de la forma en la que lo hizo, y si no era así, significaba que estaba con él porque sí, sin quererle, y no quería pensar en esa última opción.- Sí, lo mejor… será dejar pasar el tiempo, no hace falta tampoco que tú vayas a preguntarle, no te preocupes, un héroe puede con esto y con todas las cosas que se le pongan encima! –aseguró, a pesar de que por dentro no estaba tan seguro de ello.

Fue abrazo con más fuerza y besado en la frente, lo que le produjo un ligero sonrojo. Ya nadie la hacía esas cosas, pero aquello no significaba que no le gustaran. Se quedó esperando en el mismo sitio en el que se encontraba. Allí nadie le preguntaría el porqué de esa cara y no tendría que volver a explicar esa historia, pues cada vez que lo hacía, no dejaba de darle vueltas a ello y por tanto reabría la herida. Todavía inmerso en sus pensamientos, escuchó a su hermana bajar rápidamente las escaleras y tenderle sus gafas. Incluso eso había olvidado. Las tomó con cuidado y se las puso, no sin antes frotarse un poco más los ojos. Le hizo espacio a su lado, y después de dejar que se apoyara sobre su hombro, él apoyó su cabeza sobre la ajena, volviendo a cerrar los ojos, estaba cansado- N-no voy a llorar, eso no es propio de un héroe como yo!... –replicó, aunque tuviera que aguantarse las ganas de ello, pues no le faltaban, pero a veces su orgullo podía demasiado, aun cuando varias lágrimas luchaban por escapar de sus ojos.
avatar
Alfred F. Jones
Gryffindor

Gryffindor

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Charla fraternal [Priv. Emily]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: 

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.