BIENVENIDOS
Clima, Ciudad, Temperatura, Todo lo climatico va aqui
Ambientación
Aquí va el contenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ron Weasley
Rango
Perfil # MP
Últimos temas
» ATENCIÓN a todos los miembros.
Dom Sep 09, 2012 5:03 pm por Madelaine LeBlanc

» Dark Souls [Élite]
Jue Jul 19, 2012 12:26 am por Invitado

» Pixi Rol {Normal}
Lun Jul 16, 2012 8:12 pm por Sherlock Holmes

» Full metal Alchemist: The Destiny [normal]
Jue Jul 12, 2012 6:26 pm por Invitado

» Little Secrets - Afiliacion Normal
Sáb Jun 30, 2012 12:27 pm por Invitado

» Reporte de ausencia xD
Sáb Jun 30, 2012 5:02 am por Julchen Weillschmidt

» Pronto volveré!
Jue Jun 28, 2012 9:06 pm por Alice Wahnsinn

» Personajes libres [EDIT: 24/02/2012]
Lun Jun 25, 2012 9:29 pm por Austria

» Ausencia ausentosa
Lun Jun 18, 2012 6:11 am por Alice Kirkland

» El cuervo y el erizo {Priv.John}
Miér Jun 13, 2012 11:02 am por John H. Watson

CREDITOS
Agradecemos a Sweet Dandelion por la creación de este Skin para SC, quien nos lo ha prestado sin pedir nada a cambio de su maravilloso trabajo. La Historia Original de Harry Potter pertenece a J.K. Rowling. Las imágenes y demás pertenecen a sus respectivos dueños.

Licencia Creative Commons
Magic&Sorcery se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported
.

Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Draco Malfoy el Sáb Abr 09, 2011 11:25 pm

Ya se encontraba dentro del aula unos minutos antes de que comenzara la clase, escribiendo en el pizarra los ingredientes que utilizarían los alumnos para crear la poción que les tocaba aprender a realizar. Cuando sonó la campana, se volteó hacia los pupitres, dirigiendo una rápida mirada a los alumnos que se encontraban ya dentro.

-Mi nombre es Draco Malfoy, para los que no me conozcan.- se presentó, hablando frente a la clase, con las manos tomadas por detrás de la espalda. -Este año comenzarán a preparar pociones más difíciles, lo que significa que son para utilidades un poco más complicadas... - mientras hablaba, caminaba lentamente por el pasillo que dejaban los pupitres, observando un punto dijo al fondo del aula. Una vez que llegó hasta los últimos puestos, se devolvió mientras seguía hablando:

-Hoy comenzarán a preparar una poción llamada Felix Felicis, también conocida como Suerte Líquida.- hizo una pausa, mientras se detenía en medio del aula. -¿Les suena? ¿No? Bueno, su nombre lo dice: Le da suerte en lo que sea a quien la tome, en todo lo que haga. También otorga de un exceso de confianza que, por lo menos a mí, no me parece del todo correcto.- siguió caminando, hasta llegar al lado de su escritorio y volviendo a mirar a la clase.- En la pizarra están anotados los ingredientes:

-Colmillos de tiburón aplastados
-Pelo de gato
-Escamas de dragón
-Oro
-Fuego fatuo
-Fibras de corazón de vaca
-Cabeza de sapo
-Huesos de rata
-Veneno de Aragon
-Agua del río Nilo
-Poción Variatseum

-Para prepararla deben congelar los fragmentos de colmillos de tiburón aplastados, mientras se funde el oro a 1800 grados centigrados en el caldero. Las fibras de corazón de vaca, cortarlas cuidadosamente con un cuchillo de mango blanco y mezclarlas con veneno de Acromántula. Machacar en un mortero los huesos de rata junto con las escamas de dragón y esa mezcla agregarla al oro fundido. En el recipiente donde se encuentra el agua de río Nilo, agregar la cabeza de sapo cortada en trozos muy pequeños. A esa mezcla agregarle el compuesto de fibras y veneno. Al oro agregarle la mezcla anterior. Esperar a que el oro se endurezca y después fundir agregando Poción Veritaseum.-
al terminar de dar las instrucciones, no pudo evitar hacer una mueca de asco. Aquella poción tenía ingredientes que le eran desagradables. Luego dirigió la mirada hacia una mesa que tenía varios ingredientes, arqueando una ceja mientras observaba ciertos frascos en especial. -Bien... Si les falta algún ingrediente, de ahí pueden tomarlos.- dijo, apuntando a la mesa con los frascos.

-Les dejaré una pequeña tarea...- agregó, mientras se sentaba en su escritorio. -Deben entregarme un pergamino con su nombre, casa y las respuestas de las siguientes preguntas:

-¿Para qué sirve la poción multijugos?
-Honestamente, ¿para qué la utilizarías?

Fecha de entrega: 01 de Mayo.




Draco Malfoy
Jefe de Slytherin
Jefe de Slytherin

Edad : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Invitado el Vie Abr 15, 2011 10:53 am

¿Favorita? No... Pociones estaba bastante lejos de ser su materia favorita. Al contrario, para el Slytherin, toda su vida había representado un ENORME dolor de cabeza.

Y lo triste del asunto es que no era porque no le gustase; al contrario, él adoraba hacer pociones, especialmente por lo que podía llegar a conseguir con ellas: eran la mejor arma de cualquier persona de su estilo, bromista y maliciosa a la vez, que prefería hacer las travesuras y cosas de forma en que nadie se enterase.

Por supuesto que el Slytherin las amaba. Pero durante su juventud, este amor parecía no haber sido correspondido.

Tenía nulo talento para las mezclas, había explotado su caldero en cada intento que hacía; durante sus primeros tres años, cuando menos, hasta era un peligro sentarse a su lado pues de alguna manera que ni él mismo comprendía, aquellos que estaban cerca terminaban con pociones en similares estados. ¿Las cantidades de ingredientes se esparcían, quizás? No lo sabía. Y lo que no sabía es que en su distracción, colocaba los ingredientes en los calderos ajenos, para luego mirar el propio y no ver lo que había colocado, por lo que agregaba el doble. Gracias a él habían ocurrido desastres.

Siempre le había frustrado aquello, especialmente por las burlas que recibía, y en su tercer año, época en la que la rebeldía golpeó fuerte en él, terminaba arruinando a propósito las pociones de aquellos que se burlaban, para que ‘se arrepintiesen llorando’. Aunque, como un secreto, durante su segundo año sí que había logrado hacer una poción con éxito, solo una, y sólo porque la hizo TODO el año, incluyendo las vacaciones: la poción multijugos. ¿Para qué? Para hacer travesuras, claramente. Y dado que para realizarla se necesitaba un mes completo, la realizó unas diez veces; en la onceava, le salió correctamente. La probó al azar con un Hufflepuff, y al comprobar el éxito la conservó hasta el año siguiente; mientras que en clases se dedicaba a arruinar las pociones de otros, en tercer año se hizo pasar por un Gryffindor y rompió cuanta cosa encontró, haciéndoles perder una cantidad exorbitante de puntos a todos aquellos que se habían burlado de él.

Pero un secreto era un secreto. Uno que quizás, solo Yao sabía.

Pero su actitud y su suerte debieron cambiar a lo largo de su cuarto año; si no comenzaba a realizarlo bien, por más empeño que le pusiese no lograría ni siquiera a costa de Felix Felicis sacar la nota que necesitaba en sus TIMOs. Y tuvo que recurrir a aquella ‘astucia’ que caracterizaba a los de su casa y que destacaba en él, aunque... no fue algo agradable. Juntarse con el ‘enemigo’ (enemigo personal, ya que eran compañeros de casa).

Debió acercarse a regañadientes a Iván, estando a los chillidos toda la segunda mitad de 4to año desde que ‘casualmente’ se juntaba con él para hacer las pociones en grupo o se sentaba a su lado en clases, y llegando a ponerse paranoico de que, en 5to año, no quedasen practicando pociones en un aula solos JAMÁS. Esa sería su peor pesadilla, pero de alguna extraña manera, quizás porque compartían aquel deseo de superación para Slytherin, las cosas habían resultado bien. Por supuesto, su miedo e histeria cuando estaba con el otro no desapareció (ni el rencor que el ruso le tenía, quién sabe por qué razón), pero para fin de 5to año y luego de año y medio de arduo esfuerzo y muchas explosiones, lo había logrado: aquel Supera las Expectativas en Pociones, a pesar de que tenía Extraordinario en muchas otras, había sido su mayor logro, y del que estaba más orgulloso; también, la única nota que lo había emocionado.

Por ello ahora entraba con una sonrisa orgullosa en su rostro, sonriendo animado y sintiendo aquella enorme sensación de superioridad, quizás sin fundamentos. Se sentó en uno de los asientos delanteros como tenía por costumbre y sacó pluma, pergamino y tintero mientras recibía, junto a algunos otros puntuales, la mirada del profesor que se había volteado. El que aquella persona tan respetable diese esa clase, debía ser una de las grandes razones por las que Arthur se esforzaba tanto en ella. Lo vio recorrer el aula mientras hablaba, comenzando él por anotar los ingredientes que estaban escritos en le pizarra y cuya poción resultante Malfoy explicaba.

El rubio pestañeó con cierta agradable sorpresa, sonriendo con los ojos bien abiertos e interesados, emitiendo un sonido de curiosidad y pareciendo su sonrisa un pequeño triángulo dado que había escuchado y leído sobre esa poción, pero jamás se le había ocurrido intentar hacerla por la dificultad que ésta poseía. Garabateó con tanta rapidez como pudo las instrucciones y pasos a seguir de la fórmula, arqueando sus cejas algo confuso pues eran tantos y todos por separado que confundieron al británico, quien solo se dignó a colocar cada paso sin cuestionarse por ahora si podría entenderlo o no. Sabía que la poción tardaba bastante tiempo en formarse, más de un mes sin duda, por lo que ni bien les dio el permiso se levantó y fue a buscar varios de los ingredientes más raros que, por lógica, él no poseía.

...Pero sus ojos terminaron en blanco, mirando con asco e intentando tomar los ingredientes más desagradables haciéndolos levitar con la varita y llevarlos a su mesa de trabajo o tirarlos directamente al caldero. A su vez sostenía el pergamino, intentando no perderse y mirando de un lado a otro la mesa de ingredientes y la de su trabajo.

- Ahh... esto iría por aquí y... ¿y esto? -balbuceó por lo bajo algunas palabras, sonriendo nervioso y con un tic cuando, al final de la hora, su poción no creía que tuviese los colores que debería tener aún si no estaba terminada. Dejó caer varias gotas, terminando por mezclar todo de una manera bastante torpe y sin estar muy seguro de si había logrado seguir los pasos al pie de la letra o algún ingrediente se había colado en la parte equivocada de la preparación. Medio desesperado, copió las instrucciones de la tarea y luego de que acomodasen todos los calderos quedó mirando el suyo con un aura oscura y depresiva encima, saliendo del aula luego de despedirse con educación del profesor (y aparentando que no pasaba nada), para luego acelerar el paso sin querer hablar con ninguno de los presentes y planear, a escondidas, cómo rayos meterse al aula y reemplazar la poción por una más o menos buena.

Que haya aprobado los TIMOs con lo requerido, no significaba, para nada, que las pociones complicadas le saliesen bien a la primera vez.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2011 4:52 am

Entró al aula unos minutos después de que la clase comenzase con la mano en el estómago, le dolía un poco, de ahí su tardanza, se había hinchado a bollos durante el desayuno hasta hace escasos minutos. Pero pociones le gustaba, se podía aprender cosas útiles para los experimentos que estaba llevando a cabo por las noches, y por eso se había tomado la molestia de aprobar el TIMO con nota, no como la mayoría de las asignaturas en las que prefirió quedarse en la cama el día del examen.

Saludó al profesor muy serio haciendo una reverencia chinesca. Tenía el cabello plateado el cual más bien parecía sacado de un anuncio de shampoo para hombre… o de uno de pelucas contra la alopecia masculina. Por alguna razón ese profesor le hacía sentirse como si fuera un dibujo animado ¿Por qué sería?

Vio lo que había escrito en la pizarra y le dio pereza tomar apuntes aunque su cara no lo mostró en absoluto de hecho sus ojos reflejaban suma concentración, quiso levantar la mano y decir que él era un pobre chino inmigrante que no entendía lo que había escrito pero para su mala suerte en Hong Kong todo el mundo nacía sabiendo ingles. Se encogió de hombros, quizás esa poción cambiase su suerte.

Aunque de hecho él tenía bastante suerte, había pasado 16 años soportando casi a diario las collejas de su familia, compañero de habitación y novia, y no se había vuelto subnormal, solo algo anormal pero eso era de nacimiento, por lo que podía considerar que tenía mucha suerte.

Fundir el oro… él tenía una mejor idea para el oro, de hecho cuando lo cogió del frasco se lo llevó al bolsillo sin que nadie lo viese volviendo a la mesa con el resto de ingredientes, sabía que no le saldría la poción, pero ¿y qué? Él ya tenía un puñadito de oro para vender y conseguir otras cosas, por el oro como pólvora o mecha para sus fuegos artificiales… Aunque por otra parte mejor no robar ya había perdido puntos para su casa, asique en vez de eso le quitaría el oro al compañero de al lado con una técnica de hurto ninja y así ya tendría para comprar pólvora y para la poción.

La verdad es que la poción debía saber estupendamente, él ya estaba acostumbrado a comerse todas esas cosas. Huesos de rata una delicia de la gastronomía china la cual los cocineros daban de comer a los turistas occidentales haciéndolos pasar por dadillos de pato. Pelo de gato, él había cazado muchos de esos en su infancia para la cena ya que la buena comida se la daban a los dioses como ofrenda mientras la gente moría de hambre en los pueblos. Y qué decir de la cabeza de sapo, era un manjar que solo los emperadores del país… bueno antes del comunismo, podían permitirse.

Mientras iba preparando la poción le iban sonando las tripas, cortaba las cosas con gran maestría, el manejo de los cuchillos lo había aprendido de su sensei, y mientras iba cortando hacía malabares con estos de mayor quería ser un doble de Jackie Chan, eso sí todo lo hacía muy serio y muy concentrado sin mediar palabra con nadie.

Cuando terminó no tenía la poción hecha pero si tenía unos deliciosos platos de rata, sapo, gato y vaca entre otros, los había adornado y ahora se veían absolutamente apetecibles.

Se fue hasta la mesa del profesor antes de despedirse y le dejó la bandeja con toda esa comida, haciendo una reverencia para que degustase todo lo que había cocinado y levantando la cabeza por ultimo mirándole seriamente y levantando ambos pulgares en señal de aprobación, para confirmar que realmente lo que había preparado estaba muy bueno, él era un digno discípulo de su sensei.

Salió finalmente del aula, se le había olvidado apuntar la tarea, bueno, ya se la dejaría su compañero de habitación amablemente como siempre.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 30, 2011 2:37 pm

Era muy de esperar por su parte que fuese uno de los primeros en llegar a aquella clase de pociones. ¿Qué se podría decir sobre ello? Pues todo ello se resumía en que las pociones le encantaban, y desde que entró a Hogwarts siempre se le habían dado muy bien. No por ello siempre se esforzaba en hacerlas, haciéndolas con paciencia a pesar de que fuesen complicadas. Claro, debía admitir que a veces se exasperaba, pero que a pesar de todo ello, las pociones no se le daban para nada mal, teniendo mucho talento para prepararlas. De no ser así, no estaría más que contento por su Extraordinario en esa clase en sus TIMOs, los cuales había tomado en 5to año.

Ya en la aula, sólo pasaron un par de minutos para que la clase diese comienzo, siendo el profesor uno de los magos que varios conocían, Draco Malfoy. Pero en sí, no estaba en el aula para estar pendiente a Malfoy, estaba allí para tomar su clase de pociones y como todos los años, dar lo mejor en ello. En la pizarra estaban escritos los ingredientes de la poción que se realizaría en clase, los leyó solo por encima, no prestándole atención a todos los ingredientes.

Escuchaba y veía al profesor caminar, explicando la poción que se haría durante esa clase. Felix Felicis, suerte liquida. ¡Por supuesto que sabia cual era esa poción! De hecho, conocía sobre ella, habiendo leído sobre la misma en diferentes libros sobre de pociones, mas nunca la había hecho. Justo como el profesor lo explicaba, parecía hacerte triunfar en todo lo que te propusieras, por lo que era como tener la suerte en un frasco.

No deseando quedarse atrás, tomo entre sus manos la pluma, escribiendo con rapidez lo que parecía dictar y por supuesto, los ingredientes. Tuvo que hacerlo de forma considerablemente rápida, por lo que en ocasiones alguno que otro carácter en chino se le escapó en el pergamino. Sí, luego de todo eso debería pasarlo a otro papel y evitar que viese los caracteres, pues no era bueno que viese eso, además de que no lo entendería para nada. Una gota rodó por su sien una vez terminó de escribir los ingredientes, debiendo levantarse para buscar aquellos que le harían falta para la poción y por consiguiente, no poseía.

Buscó aquellos que no tenía por su cuenta y algunos eran sin duda asquerosos, pero muy necesarios si deseabas hacer la poción al pie de la letra. Cuando se olvidaba del ingrediente miraba a su pergamino para ver el nombre, y después de la búsqueda de los ingredientes, algo difícil por el hecho de que algunos intentaban tomarlos a la vez, logró tenerlos. Sonrió un poco al ver que no le faltaba ninguno.-Perfecto, ahora solo debo comenzar a prepararla aru~-dijo sonriendo con ligereza, teniendo ya todos los ingredientes para prepararla.

Comenzó con cuidado, teniendo precaución de seguir todas las indicaciones e instrucciones entregadas por el profesor. Miraba las instrucciones que había escrito cuando Malfoy las mencionaba, siguiéndolas al pie de la letra. Picaba lo que debía picar con rapidez (digamos que cocinar mucho ya le daba demasiada práctica) y cuando debía verterlo en el caldero lo hacía, observando cómo se mezclaban y como poco a poco la poción terminaba por tomar su forma adecuada, siendo un proceso que podría considerarse algo lento, mas estaba acostumbrado.

-Creo que no está mal aru.-murmuró viendo la poción que estaba en su caldero, luego de haberse molestado un poco con alguno de los ingredientes que la poción contenía.

Antes de que la clase llegase a su final y debieran entregarle al profesor la poción, copió la tarea que había dejado. Se veía sencilla, por lo que seguramente no le costaría mucho que digamos hacerla. Luego de haberla copiado, tuvo que dejar su caldero junto al los otros y así saber que tal estaba la poción Felix Felicis para el profesor, que debía evaluar y decir que tal había salido la misma.

La clase al llegar a su fin, era obvio que se despediría antes de salir, no fue casi hasta al final que se percato del aura depresiva de uno de los alumnos de Slytherin que conocía muy bien, sabiendo la causa de su aura oscura. Justo cuando fue a despedirse del profesor, pudo percatarse de que otra joven serpiente (mejor dicho, SU hermano) más se atrevió a dejar algo sobre su escritorio. Un tic apareció en su ceja, y casi sintiéndose completamente avergonzado al percatarse de que era, sonrió nervioso, despidiéndose del profesor y así, saliendo del aula, que estaba en lo más profundo del castillo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 01, 2011 7:28 pm

Había llegado la hora de pociones y en cierta medida se sentía un poco impaciente, ¿La razón? Simple: Estaba trabajando en la creación de una extraña poción que sin duda alguna revolucionaría al mundo, y claro, cualquier conocimiento que le entregasen acerca de la materia aún si era mínimo podía serle de utilidad para su ideal.

Llegó al salón de clases temprano, eligiendo una vez allí un pupitre que le permitiese capturar la mayor cantidad de atención posible, no quería perder detalle alguno. En lo que la campana sonaba miró el pizarrón, al parecer el profesor de pociones había anotado los ingredientes de la poción que verían para ahorrar tiempo…

… un segundo.

Repasó el pizarron y sacó de su bolso unos anteojos para así enfocar mejor, ¿No eran esos los ingredientes de la poción Felix Felicis? Los repasó un par de veces más para confirmarlo, debía ser una broma de mal gusto… o quizás solamente era que pocos eran aquellos que por una u otra razón ya habían experimentado con esa poción de forma alterna a la clase. Suspiró, si realmente llegaba a ser lo que pensaba no habría mucho que aprender en esa clase.

El profesor saludó y el nórdico respondió desde su asiento con un gesto leve y solemne.

El rubio quien les hacía clases confirmó la poción con que trabajarían, por otro lado, el nórdico anotó los ingredientes y la finalidad aunque los conociese casi de memoria, ¿La razón porque lo hizo? Por si la memoria le fallaba… si, por eso.(?)

La explicación de cómo se preparaba la poción resonó por todo el salón. Cuando el maestro terminaba de decir los últimos pasos fue cuando el noruego se puso de pie para comenzar a recoger los ingredientes que necesitaría para realizarla, debía ser más o menos rápido si no deseaba que el tiempo de clase se le hiciera corto.

Empezó congelando los dientes de dragón casi con aburrimiento, sin embargo, se mantenía atento a lo que hacía, era delicada esa materia, después de todo muchas veces le había tocado compañeros junto a él quienes mezclando idiotamente le habían costado desde prendas de ropa hasta el color de su cabello por muchos días. En lo que hacía eso el oro se fundía, esa parte era una de las más peligrosas según él.

Luego cortó las fibras y las mezcló con el veneno de Acomántula, ¡Parecía casi un cocinero! si se trataba de dedicación no había que dudar de él, su calma siempre lo había hecho predilecto para ese tipo de materias, además de que tenía una paciencia extraordinaria para esas cosas (o es que a veces tenía tantas cosas en la cabeza que una poción en espera no le quitaba el sueño, en fin).

Mientras machacaba algunos ingredientes para la poción un pequeño recuerdo llegó a su mente: Estaba él de pequeñito con cierto alumno danés quien alimentaba incordio con su ruidosa presencia. Dentro del recuerdo el noruego estaba harto de la vil rutina de aguantar a ese Gryffindor día tras día, hora tras hora, semana tras semana… realmente estaba aburrido.

El nórdico perdió el hilo del recuerdo ya que debía seguir con su poción. Agregó lo machacado al oro fundido y retomó su recuerdo mientras acercaba a sí el agua del río Nilo.

Salían ahora en el recuerdo el pequeño noruego encerrado, trabajando en una poción cuyo hermoso color la hacía incluso apetitosa… era felix felicis. Parecía casi una brujita en esta parte del “flash back”.

El sonido de un chispazo lo sacó nuevamente de su cabeza y lo obligó a mirar hacia su derecha: Había ahí unos gryffindor con la corbata quemada y el rostro negro tras la explosión. Era increíble como el ser torpe podía tener repercusiones tan espantosas en las pociones. Erik antes de ensimismarse nuevamente cortó en trozos bien pequeños la cabeza de sapo y la colocó dentro del agua que hace poco había conseguido (la verdad es que este ingrediente lo alcanzó a tomar justo antes que un alumno más joven se lo ganase, había tenido suerte). Agregó finalmente a esto la mezcla de fibras y el veneno que había hecho hace rato.

Antes de realizar el último paso llegó a su mente una visión, o mejor dicho, la parte final del recuerdo. Estaba el pequeño danés volando junto a él como a unos seis metros del suelo, luego el pequeño noruego se veía dándole al rubio de los pelos en punta una bella poción, si amigos, era Felix Felicis… mucho Felix Felicis. El danés en este momento aceptó con una sonrisa boba que contrarrestaba la falta de emoción en el rostro del (en ese tiempo) pequeño Erik. Luego podía apreciarse (si leías la mente) como el danés la bebía confiado… y como de un momento a otro creía poder volar sin escoba y se lanzaba al suelo trayendo en el noruego una mirada menos rígida de lo habitual y se iba calmadamente de ahí.

Volvió al mundo real y el oro estaba ya endurecido. Agregó la Poción Veritaseum, dando por finalizado todo.

La poción era sin indudablemente llamativa, no le extrañaba por tanto que años atrás Densen haya creído que era hidromiel y la hubiese bebido del todo. Personalmente debía admitir que no siempre era conveniente usar ese tipo de objetos para deshacerse de gente molesta… pero tampoco era un pecado dar fines curiosos a cosas que originalmente solo eran nobles.

Guardó en un frasco su trabajo luego de dejar un poco para que el profesor evaluase, luego de eso anotó la tarea.

Era de la poción multijugos.

Una gama de ideas llegaron a su mente… cosas que incluían licántropos y muchos malentendidos, ¡Y por supuesto! Una imagen de él mismo ileso de cualquier comentario(?).

Se colocó de pie y se retiró del salón. Como no hablaba mucho quizás mucho no notaron que el estaba ahí, ¿Pero saben? A él no le gusta llamar la atención, menos aún en pociones, más que nada porque quienes en esa materia no pasaban desapercibidos era más que nada por el hecho de que: a) O eran personas desordenadas, o b) Simplemente les explotaba algo encima.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Trung Hahn Kim el Dom Mayo 01, 2011 11:50 pm

Pociones. Sin duda una de esas materias que después de hallarle el gusto simplemente se había convertida una de sus preferidas, contrastando bastante con su inicio bastante deplorable de lo que fue su penoso primer y segundo año; años repletos de explosiones de calderos, efectos indeseables y uno que otro accidente menor, ya que digamos que de pequeña no era precisamente cuidadosa… o paciente, por nombrar algunas cosas. Ya en años posteriores los calderos y ella al fin se reconciliaron, empezando con una grata relación de buenos resultados hasta llegar a donde está ahora, con su TIMO extraordinario orgullosamente pintado en su porte.

Ingresó al aula con el tiempo justo para ser puntual, colocando sus pertenencias en uno de las hileras de el medio y hasta la esquina, sólo por la mera costumbre. El profesor ya estaba apuntando los ingredientes de lo que sería su clase y varios ya ocupaban sus respectivos lugares –no le extrañaba, considerando quienes eran… quizá el alma de la fiesta era Yao mirándolo bien–.

El pensamiento le resultó un tanto divertido pero aún así optó por ignorarlo por el momento. El profesor Malfoy había comenzado a hablar y su atención se había posado en ésa figura elegante de forma automática. Escuchó sin ser nada del otro mundo la típica introducción reglamentaria del día.

Garabateó en un pedazo de pergamino mal cortado las instrucciones con palabras clave; ya después lo transcribiría debidamente como casi siempre acostumbraba hacer… una mala costumbre, a decir verdad.

-“¿Y después qué?” -Pensó arqueando un poco las cejas, medio perdida en sus propios apuntes. Después recordaría que el ser más ordenado le ahorraría ese tipo de cosas. No hizo falta más que echarle una miradita a los apuntes del de al lado a quien ni se molestó en distinguir quién era. Una vez que vio solucionada su duda, entonces campantemente se dirigió por el veneno que le hacía falta.

…Y entonces venía lo complicado, el pan de cada día y la exasperación hasta del más paciente. Una vez que todos los ingredientes y utensilios necesarios estuviesen sobre la mesa, empezaba el cuidadoso escrutinio de rutina. Pacientemente tomó los colmillos de tiburón necesarios que, según ella, estaban en mejores condiciones y procedió a machacarlos cuidadosamente hasta que llegó a la consistencia que, igualmente según ella, consideraba la adecuada. Siguió el proceso con deliberada dedicación, procurando que las escamas de dragón estuviesen completas, que si el pelo de gato era lo suficientemente brillante o grueso y si los huesos de rata eran lo debidamente calcificados… Bueno, no. Pero aún así siempre procuró que todo estuviera lo mejor posible y que cada paso estuviera bien hecho, como a ella le gusta que esté. Kim era bastante exigente con lo que se refería a estos campos.

Como siempre había tardado más de lo que creía en los preparativos, así que, aunque con el tiempo encima siguió con los pasos calmadamente para que su Felix Felicis saliera satisfactoriamente –en lo posible–. Al final el líquido de su caldero era ligeramente verdoso, apenas perceptible en el color amarillo del líquido. Chasqueó ligeramente la lengua. Seguro había hecho algo mal con las escamas de dragón.

Apuntó la tarea, referente a la poción multijugos.

…nunca le había llamado la atención esa cosa. Le resultaba repugnante de cierta forma y… bueno, eso por lo que sabía de ella, siendo que nunca le había importado realmente. Una vez que terminó de tomar sus cosas, se retiró calmadamente del aula.

Trung Hahn Kim
Hufflepuff

Hufflepuff

Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Draco Malfoy el Sáb Mayo 07, 2011 5:02 pm

Arthur Kirkland
+5 puntos por presentación.
+5 puntos por presentación de tarea.
+10 puntos por originalidad de post.
+7 puntos por originalidad de tarea.

Xian Lee
+5 puntos por presentación.
+5 puntos por presentación de tarea.
+10 puntos por originalidad de post.
+5 puntos por originalidad de tarea.
+10 puntos por mejor post.

Wang Yao
+5 puntos por presentación.
+5 puntos por presentación de tarea.
+7 puntos por originalidad de post.
+7 puntos por originalidad de tarea.

Erik Heyerdahl
+5 puntos por presentación.
+5 puntos por presentación de tarea.
+10 puntos por originalidad de post.
+7 puntos por originalidad de tarea.
+15 puntos por mejor tarea.

Tung Hahn Kim
+5 puntos por presentación.
+5 puntos por presentación de tarea.
+7 puntos por originalidad de post.
+5 puntos por originalidad de tarea.


Slytherin: +62 puntos.

Ravenclaw: +66 puntos.

Hufflepuff: +22 puntos.

Draco Malfoy
Jefe de Slytherin
Jefe de Slytherin

Edad : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera clase de Pociones para 6° y 7°

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:25 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.